Optimismo. Una decisión para ser feliz

Escrito por: ClaudiaTecglen
Categoría: Psicología

empresario optimistaEl optimismo es un concepto clave de la psicología positiva, que busca incrementar el bienestar de las personas potenciando sus emociones positivas y fortalezas.

“Ser optimista significa tomar una decisión sobre la manera personal de ver el mundo. No quiere decir, no querer ver lo negativo de las cosas, y evitar las informaciones negativas”. (Maganto Mateo & Maganto Mateo, 2011).

Ser optimista significa ser conscientes de la realidad y pensar que las cosas saldrán lo mejor posible y que siempre podemos sacar algo positivo de cualquier experiencia. Como dijó Selligman: “La vida causa los mismos contratiempos  y las mismas tragedias tanto a optimistas como a pesimistas, pero los primeros saben afrontarlo mejor”.

Las personas optimistas son más felices por varios motivos, entre ellos:

1) Poseen una mayor autoestima y percepción de autoeficacia, es decir, se sienten más capaces de conseguir sus metas. Esto les hace más resistentes al fracaso, que suelen percibir como aprendizaje y emplea mayor energía y esfuerzo por conseguir sus metas

2) Suelen tener relaciones personales sanas . Cuando una persona es optimista tiende a tener un estado de ánimo positivo. Las personas optimistas transmiten ese estado a los que están a su alrededor y viceversa  por contagio emocional, las emociones se contagian como un virús. El contagio de las emociones – ELSA PUNSET. Entramos así en un bucle de positividad que facilita nuestro bienestar emocional.

3) Aumenta el aprendizaje, los procesos cognitivos y la flexibilidad mental. Nuestras experiencias y vivencias vienen determinadas por nuestra manera de interpretar el mundo.La realidad no es nunca objetiva, siempre esta moldeada por nuestra subjetividad. Una persona optimista ve los hechos fijándose más en el lado bueno de las cosas, ante algo negativo tiene mayor capacidad para explicarlo de formas diferentes y no generalizarlo a otras áreas de la vida o situaciones.
Por ejemplo, ante un suspenso una persona optimista puede pensar: Bueno, es sólo un exámen no lo he estudiado lo suficiente, la próxima vez me esforzaré más y sacaré buena nota. A un pesimista, en cambio, le asaltarán pensamientos como: Soy un inutil, no sirvo para estudiar, seguro que suspendo el curso. Estas creencias afectarán a su nivel de autoestima, la idea que tenga sobre si mismo, sus capacidades y posibilidades de futuro.

4) El optimismo mejora la salud. Así, lo demuestran diversas investigaciones. Por ejemplo reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular e influye en la esperanza de vida de personas con graves enfermedades como puede ser el cáncer. Entre otras explicaciones:

  • El optimismo se relaciona reacciones bioquímicas que aumentan nuestras defensas naturales.
  • Las personas optimistas se quieren más, tienen una mayor sensación de control sobre su vida, y tienen mayor esperanza en el futuro. Es más fácil entonces que no sólo no se den por vencidos sino que se cuiden más.

¿Necesitas más razones para decidir ser optimista?

Antes de acabar recordar que el optimismo es un habito que se puede adquirir. En próximas entradas descubriremos cómo. Mientras tanto vigilad vuestros pensamientos y emociones y realizar actividades que os hagan felices.

Bibliografia: Maganto Mateo, C., & Maganto Mateo, J. (2011). Cómo potenciar las emociones positivas y afrontar las negativas. Madrid, Spa.: Pirámide.

Autor: ClaudiaTecglen
Facilitando su dirección de correo está Vd. dándonos consentimiento para que sus datos sean incluidos en un fichero de titularidad de Claudia Tecglen, con domicilio en Calle Sauces 1, en Rivas Vaciamadrid 28522 (Madrid) , email info@claudiatecglen.com donde podrá dirigirse para ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Sus datos se tratarán con la finalidad de gestionar los servicios requeridos y mandarle información sobre las actividades de Claudia Tecglen.